Betta splendens

Nombre común: 
Betta, Combatiente, Luchador de Siam, Pez luchador

El betta o luchador del Siam (Betta splendens) es una de las especies más populares entre los peces de agua dulce. Es un miembro de la familia gourami (familia Osphronemidae) del orden de los Perciformes, aunque fue clasificado entre los Anabantidae. Es nativo de la cuenca Mekong en el sureste de Asia.

La coloración natural del B. splendens es un verde y marrón embotado, y las aletas de especímenes salvajes son relativamente cortas. Sin embargo, las castas en cautiverio han desarrollado las aletas largas y de colores vistosos.

En libertad, los peces siameses habitan el agua estancada o con movimiento lento, que incluyen planicies inundadas y arrozales, a temperaturas que están en el rango de 24–30°C (75–86°F). Son omnívoros aunque prefieren alimentarse como carnívoros, alimentándose con alimento vivo como zooplancton y larvas de mosquitos y otros insectos. Los B. Splendens crecen a un tamaño aproximado de 6 cm (2,5 pulgadas) y tienen un período de vida de aproximadamente 2 años.

Los peces siameses o combatientes del siam, se suelen denominar simplemente (aunque algo impreciso) por su nombre genérico, que en este caso se trata como un nombre común ("betta").

Source: Foto de
http://www.tierlexikon.ch
Marcel Burkhard

Texto: Wikipedia

Temperamento: 
Agresivo
Solitario
Grado de dificultad: 
Principiante
Origen: 
Asia
Tamaño: 
6-7 cm
Tipo de tanque: 
Específico
Temperatura: 
Entre 25ºC y 29ºC, siendo óptima de 26,ºC a 28ºC
pH: 
6.0 - 7.5
Alimentación: 
Acepta todo tipo de alimento, incluidos los comerciales, aunque para que el pez pueda desarrollar todo su esplendor, es muy aconsejable la utilización de alimentos vivos, como artemia, grindal, larvas de mosquito, etc. En caso de no poder disponer de alimento vivo, siempre es recomendable dar una alimentación variada, incluyendo guisante cocido (sin piel) una o dos veces a la semana que ayuda a prevenir la oclusión intestinal, tan común entre los bettas, variando las marcas y teniendo siempre en cuenta que es un animal carnívoro.
Dimorfismo sexual: 
Tanto los machos como las hembras tienen la forma del cuerpo muy similar por lo que la principal diferencia radica en que los machos tienen las aletas mucho más grandes y vistosas (exceptuando los plakats, ya que ambos tienen las aletas cortas).También se pueden diferenciar por la boca, ya que la del macho es mas grande, y por el "sexo" del Betta, que normalmente sólo lo muestran las hembras (ovopositor), aunque en muchas ocasiones nos podemos encontrar con que el macho también lo muestra (espermiducto). Se ve claramente entre las dos aletas ventrales un puntito blanco, que sobre todo durante el cortejo y por parte de las hembras, se vuelve más grueso en la mayoría de los casos. Por lo tanto no es un distintivo exacto, pero sí a tener en cuenta a la hora de sexarlos.
Reproducción: 
El acuario para la reproducción de los Bettas puede tener cerca de 30 litros, sin piedras o decoración, con apenas una planta como la Ninfeacea. El agua debe mantenerse a 15 cm de altura y la temperatura debe estar constante, alrededor de 26º a 28 ºC. Es importante que el acuario esté cubierto con una tapa de vidrio. A los 3 días, los alevines comienzan a valerse por sí solos, de forma que sacaremos al padre del acuario para que no se convierta en una amenaza para éstos y se los coma debido al estrés. Hay que alimentar a los alevines con infusorios o artemia recién eclosionada, teniendo especial cuidado a las tres semanas de vida, cuando tomarán aire de la superficie por primera vez para desarrollar el laberinto. Si la temperatura del aire que existe entre el agua y la tapa del acuario es distinta que la del agua, es posible que mueran, por eso es importantísimo mantener esa temperatura como sea y abrir la tapa lo menos posible. Una vez pasada esta fase crítica, no habrá problemas, sólo a los tres meses aproximadamente, cuando empezamos a distinguir machos y hembras; debemos separar a los machos para que no se peleen. Las hembras adultas del Betta, con cerca de 5 cm, estarán aptas para apareamiento, cuando presentaren un vientre bien voluminoso, un punto blanco saliente en la región anal (ovopositor) y rayas verticales contrastantes con la coloración de su cuerpo. Mantenga, entonces, la hembra dentro de un vidrio (como los del tipo para conservas) flotando en el acuario, donde el macho estará libre, como para estimularlo a hacer un nido de burbujas. Liberte, entonces, la hembra para que se apareen. La puesta ocurre cuando el macho envuelve el cuerpo de la hembra en un fuerte abrazo, para que ella libere los huevos, que son inmediatamente fertilizados por él. Antes que lleguen al fondo, el macho colecta los huevos con su boca y los pone en el nido de burbujas. Tras la puesta total, cuando el macho comienza a agredir la hembra, esta debe ser retirada y, así, el macho se encarga de cuidar el mismo del nido. La eclosión debe ocurrir cerca de 24 a 48 horas, tras la puesta. Después del cuarto día, cuando los alevines empezaren a nadar solos, se debe retirar el macho y se comienza a oxigenar el agua mediante una piedra porosa, ya que ellos aún no poseen el laberinto formado. Los infusorios para la alimentación inicial de los Bettas pueden conseguirse fácilmente en culturas con agua descansada, donde se añadió hojas de lechuga maceradas o algunas gotas de leche, o aún, cáscara seca de plátano. Es importante que se tenga varias culturas iniciadas en días distintos. Evite el exceso de sol para no formar muchas algas. Deben añadirse algunas cucharas de esta agua en el acuario de los alevines todos los días, entre el segundo y el décimo día después de la eclosión. Tras el séptimo día, inicie la alimentación con Artemia recién surgida (nauplios), a partir de los 30 días puede comenzar la alimentación igual que la del adulto.