Ciclo del nitrógeno

Galerías de imágenes
Como explican Hargrove y Hargrove (2011, p. 189 y siguientes), un asunto esencial para el acuariófilo es la gestión de los desechos biológicos producidos por los pobladores. Peces, invertebrados, hongos y algunas bacterias excretan residuos nitrogenados en forma de amoníaco que se puede convertir en amonio, dependiendo de la química del agua. El amonio pasará por el ciclo del nitrógeno. También se produce amoníaco a través de la descomposición de las plantas y la materia animal, incluyendo heces y otros detritos. En concentraciones altas, los desechos en forma de amoníaco se convierten en tóxicos para los peces y otros habitantes. Un depósito bien equilibrado contiene organismos que pueden metabolizar los desechos. Así El amoniaco producido en un depósito es metabolizado por un tipo de bacterias conocidas como nitrificantes (género Nitrosomonas). Las bacterias nitrificantes lo capturan y metabolizan para expulsar nitritos. Los nitritos, en concentraciones altas, también son tóxicos para los peces. Afortunadamente otro tipo de bacterias, género Nitrospira, los convierten en nitratos, una sustancia menos tóxica, pero dañina en última instancia. Este proceso se le conoce como ciclo del nitrógeno (Dreyer y Keppler, 1996, p. 30 y 38). Además de las bacterias, las plantas acuáticas también eliminan los residuos nitrogenados metabolizando el amoníaco y los nitratos. Cuando las plantas metabolicen los compuestos nitrogenados eliminarán el nitrógeno del agua, utilizándolo para construir biomasa. Sin embargo, esto es solamente temporal, ya que la flora vuelven a expulsar el nitrógeno cuando las hojas viejas se descomponen, por ejemplo. Aunque informalmente se le llama ciclo del nitrógeno y se puede leer así en obras como la de Hargrove y Hargrove (2011, p. 187), es de hecho solamente una parte de un ciclo mayor, pues la comida suministrada también añade nitrógeno al sistema y los nitratos se acumulan en el agua al final del proceso, o contribuyen a un crecimiento en biomasa mediante el metabolismo de las plantas. En la práctica, el cambio de agua se ha revelado como el último recurso para eliminar los nitratos. Los acuarios domésticos a menudo no contienen las poblaciones necesarias de bacterias para metabolizar los residuos nitrogenados producidos por sus habitantes. Este problema se ataca a través de dos soluciones: Los filtros de carbono activo absorben los compuestos del nitrógeno y otras toxinas del agua, mientras que los filtros biológicos proporcionan un medio especialmente diseñado para la colonización por las bacterias nitrificantes deseadas.
rating
Average: 4.5 (2 votes)